MARIANA

 Carmen Arias Arriola

Mariana es una niña de once años. Tiene cáncer y está calva. Mañana será su primer día de colegio. Está muy nerviosa porque su aspecto no es normal. Mariana lleva peluca para disimular un poco.

Hoy, a la mañana, se ha despertado y ha hecho su rutina de la mañana: ducharse, desayunar, lavarse los dientes…

Su padre la ha llevado al colegio en coche, cuando han llegado le ha acompañado hasta la puerta. Allí se han despedido.

Al dar simplemente el primer paso todos empezaron a reír. A la hora de comer se sentó en una mesa y los demás se fueron y comieron sentados en el suelo. Hacían todo lo posible para no estar con ella.

A la hora de irse todos se burlaban de ella y le decían: ¡Eh tú!!!Si tú, la calva más horrenda!!! –decían mientras se reían. En ese momento apreció el padre y viendo lo que hacían a Mariana dio la cara por ella. El padre dijo: – ¡Dejadle en paz abusones! ¿Queréis que llame a vuestros padres? –No, no por favor…- contestaron las niñas.

Cuando Mariana y su padre regresaron a casa, Mariana le dijo: – Papá para mí eres un super-héroe muy muy especial – Y según acabó la frase se dieron un abrazo.